sábado, 18 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...


Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Monte Hacho

Accidente geográfico. Tiene una altitud de 570 metros.  Resalta por su pendiente situada entre el 20 y el 40% en el sector más bajo, a partir de los 200 m. que pasa al 40-80% en el talud que cierra por el lado del río su característica cima plana. En algunas zonas el corte es a plomo. En su composición entran a formar parte rocas areniscas calcáreas del Postorogénico que forman un suelo pardo calizo sobre material consolidado.



MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008


Imagen relacionada

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Las nuestras: María del Carmen Angoloti y Mesa

Verano del 1921. La aristocracia española, junto a los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia buscan el buen clima de San Sebastián para mitigar los horrores del estío madrileño que asfixia. Hasta allí llegan malas noticias.

La falta de preparación, la ineptitud de algunos mandos y la corrupción imperante en parte del ejército propician uno de los escándalos a nivel nacional con la derrota de Annual. Es un desastre. Cunde el desánimo.

La reina toma medidas. Envía a Melilla a una mujer cercana a ella. Se llama María del Carmen Angoloti y Mesa, está casada con el III Duque de la Victoria, Pablo Montesinos Espartero, descendiente del general glorioso en el siglo XIX. Es Dama Enfermera de la Cruz Roja.

Cuando la duquesa consorte llega a Melilla es mal recibida. La autoridad militar no ‘admite’ que una mujer vaya a poner orden. Está avalada por el apoyo y el amparo de la reina. Eso los hace que se pongan firmes. Reorganiza, pone en funcionamiento los hospitales, busca la asepsia y la higiene necesaria en los centros hospitalarios.

Indalecio Prieto escribe de ella: “He venido con la Duquesa de la Victoria, única heroína de esta guerra, mujer admirable que curó y consoló a los heridos, amortajó cadáveres, clavó ataúdes”. No era dudoso el halago hacia la labor desempeñada viniendo de quien venía.

Durante el exilio de Alfonso XIII los acompaña a Roma; luego, es detenida. Desde 1939 se pone al frente de la Cruz Roja Española casi hasta final de su vida,  unos años  antes de su muerte. Realiza una labor encomiable en cuanto a gestión, seriedad e impronta humanitaria.

En la ciudad de Melilla gozó de un prestigio enorme hasta el punto que una calle llevó su nombre, renombrada por la dictadura franquista con el nombre de General Mola. En 1991 el ayuntamiento volvió a rotular la calle, volviéndolo al originario. En distintas ciudades de España hay monumentos que rememoran su labor filantrópica.


Era hija de Joaquín Angoloti y Merlo, senador por Orense y presidente de la Cámara de Comercio de Madrid y de Carmen Mesa. Había ingresado en la Cruz Roja Española en 1913. Nació en 1875 y murió en 1959


Resultado de imagen de maria del carmen angoloti y mesa


Una hoja suelta del cuaderno de bitácora



Mañana de sol y viento fresco; no hay nubes que traigan esperanza de un cambio de tiempo. El azul es precioso,  intenso y según en qué momento, delicado, sutil, turquesa como el manto que se va a poner la Inmaculada el mes que viene.
Salgo temprano.  Leve olor a pan caliente. Viene de la panadería de la esquina. Antes las panaderías caldeaban con leña de la sierra. Los mulos cargados dejaban en las puertas de las tahonas olor a romero y a tomillo, a retama, a aulagas y a arbolinas; ahora, con la tecnología las panaderías  cuecen el pan caldeando los hornos eléctricos  y claro, el progreso es otra cosa. Las panaderías casi han perdido el olor.
Tiempo de dulces precursores de la Pascua, la Pascua de la Navidad, la de los fríos y nieves – lo de la nieve, también era antes - en las cumbres, la de los ríos con peces que no paran de beber y la de pastores con ovejas que pastan en montes de arpilleras.  Tiempo de dulces propios: mantecados, pestiños, alfajores, roscos de vino y de anís… La navidad tiene sus dulces.
Es, también,  tiempo de empanadillas. Cuando yo era niño de Nerja venían unas batatas blancas, las llamábamos ‘boniatos’;  las de aquí eran de color rojizo, anaranjado y las llamábamos ‘californias’,  y tras la cocción en una olla de agua que levantaba pompas al hervir,  se hacía una pasta dulce, única, excelsa. Era el polvo de batata; o lo que es lo mismo, la gloria bendita al alcance de la mano.
No es cuestión ni de peroles  ni de lenguas achicharradas porque los niños golosos no teníamos paciencia  - ‘que no tienes espera’, me decía mi madre – para aguardar que una vez sacada de la sartén, la empanadilla rellena,  provocativa, sustanciosa, picarona se ofrecía en un plato emborrizado en azúcar.

 Les hago una proposición deshonesta.  Un par de empanadillas  - más no, que luego se engorda y no abrochan los cuellos de las camisas – y un par de copitas de anís de Rute… Con tientos callados y silenciosos,  como los que daba el Lazarillo al jarro del ciego, como se sirve el pecado bueno y, luego… Bueno, luego, me lo cuentan, pero no me echen a mí la culpa...


Resultado de imagen de empanadillas



viernes, 17 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Molino del Bachiller

Patrimonio industrial. Molino de aceite extinto en la Calleja de Romero. En el folio 199 del cuaderno de Álora, año 1775, hay una Escritura otorgada en 1594 referente a una casa de la calle Nueva lindera con el Molino de Aceite del Bachiller Gonzalo Pérez de Mayorgas. Desde finales del siglo XX el Ayuntamiento ha realizado importantes obras de recuperación para incluirlo en la oferta turística del municipio. Su enclave lo hace incorporarse a los monumentos incluidos en el casco histórico de la localidad.



MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008


Resultado de imagen de alora molino del bachiller

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Empanadillas

Mañana de sol y viento fresco; no hay nubes que traigan esperanza de un cambio de tiempo. El azul, precioso,  intenso y según en qué momento, delicado, sutil, turquesa como el manto que se va a poner la Inmaculada el mes que viene.

Salgo temprano.  Leve olor a pan caliente. Viene de la panadería de la esquina. Antes las panaderías caldeaban con leña de la sierra. Los mulos cargados dejaban en las puertas de las tahonas olor a romero y a tomillo, a retama, a aulagas y a arbolinas; ahora, con la tecnología las panaderías  cuecen el pan caldeando los hornos eléctricos  y claro, el progreso es otra cosa. Las panaderías casi han perdido el olor.

Tiempo de dulces precursores de la Pascua, la Pascua de la Navidad, la de los fríos y nieves – lo de la nieve, también era antes - en las cumbres, la de los ríos con peces que no paran de beber y la de pastores con ovejas que pastan en montes de arpilleras.  Tiempo de dulces propios: mantecados, pestiños, alfajores, roscos de vino y de anís… La navidad tiene sus dulces.

Es, también,  tiempo de empanadillas. Cuando yo era niño de Nerja venían unas batatas blancas, las llamábamos ‘boniatos’;  las de aquí eran de color rojizo, anaranjado y las llamábamos ‘californias’,  y tras la cocción en una olla de agua que levantaba pompas al hervir,  se hacía una pasta dulce, única, excelsa. Era el polvo de batata; o lo que es lo mismo, la gloria bendita al alcance de la mano.

No es cuestión ni de peroles  ni de lenguas achicharradas porque los niños golosos no teníamos paciencia  - ‘que no tienes espera’, me decía mi madre – para aguardar que una vez sacada de la sartén, la empanadilla rellena,  provocativa, sustanciosa, picarona se ofrecía en un plato emborrizado en azúcar.


 Les hago una proposición deshonesta.  Un par de empanadillas  - más no, que luego se engorda y no abrochan los cuellos de las camisas – y un par de copitas de anís de Rute… Con tientos callados y silenciosos,  como los que daba el Lazarillo al jarro del ciego, como se sirve el pecado bueno y, luego… Bueno, luego, me lo cuentan, pero no me echen a mí la culpa...


Resultado de imagen de empanadillas de polvo de batata

Ayer, por no sé qué arte de birlibirloque facebook no admitió la publicación de la foto... Paco don Dani Marín en una retransmisión de baloncesto...

Resultado de imagen de paco rengel

jueves, 16 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...



Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Los nuestros: Antonia de la Cruz Contreras

Cantaora. “Antoñita Contreras”. Es una artista con la fuerza de quien se hace a sí misma. Desde muy joven estuvo en contacto con el cante y siempre le gustó de aprender y asimilar ecos de los viejos maestros como la Niña de los Peines y de Tomás Pavón. En 2016 fue la ganadora del Festival Internacional de Cante de la Minas en Cartagena (Murcia) lo que le valió una proyección enorme dentro y fuera de España. En 2017 ha tenido un recorrido impresionante con actuaciones en diferentes países de América y Europa. Hoy, en el mundo del arte, se ha celebrado el Día Internacional del Flamenco; el recuadro de "Lo nuestro" es, hoy, suyo.


Resultado de imagen de antonia contreras

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Carta abierta a Paco Rengel

Querido Paco:

 El gastronómico que lleva tu nombre nos hemos ido a celebrar,  el de este mes, al acuartelamiento de la Legión, en Ronda. Un día soleado de otoño; precioso. Malo para el campo. No quiere llover. Hace falta agua, mucha falta, pero ya sabes…

Verás, la cosa vino de antes. El mes pasado nos reunimos en la Cofradía de El Rico, en la calle de la Victoria. Miguel Ángel y Francis que es tan buen cocinero como jugador de baloncesto y Pedro Rodado… fueron los cocineros. Con el ‘sobrante’ se hizo una aportación para causa benéfica…

Asistió Fernando Sánchez, el Tte. Coronel que manda la X  Bandera  del Tercio ‘Alejandro Farnesio’. Nos invitó a celebrar el de noviembre en su casa y con los mismos fines. Y como conoces el espíritu generoso que llevamos dentro pues, carretera y manta…

Esta gente legionaria es de otra pasta. Ni te cuento del recibimiento, ni te cuento de las atenciones, ni te cuento de  cómo se han desvivido – a la comida se unió el Coronel, Ramón Armada, Jefe de la Legión en Ronda – ni te cuento de cómo quieren a su Patria.

Fernando me habló de los recuerdos que tiene de Álora a la que ha venido en las mañanas de Viernes Santo, y de un Hermano Mayor que se las anda contigo por ahí arriba, Diego Trujillo, que era tan buena gente como tú y que hizo mucho por su Cofradía de Dolores, esa Virgen bonita, bonita….

En la comida – yo estaba sentado junto a tu padre que fue con Juan, el vecino del primero,  pero Edu se lo llevó y lo sentó con Paco Valverde junto al Coronel – Jose Mari, y Jose Queipo, y Leonardo... nos hemos acordado de ti, y hasta hemos hablado, - ¡a ver qué te crees¡-  naturalmente bien… , porque tú estabas entre nosotros. ¿Sabes? Es que te sigo queriendo, puñetero.


Los árboles del patio de armas cantaban que el otoño en Ronda llega antes. El toque de Oración sabe de otra manera. Se estaba a gusto entre personas así. Hubo que levantar el campo. Se iba la tarde,  y entre dos luces (Ronda, desde la lejanía tiene tanto encanto como de cerca) todo se quedó atrás. Y, cuando llegué me puse a contarte estas cosas…


Resultado de imagen de paco rengel

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...




Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Monumento a la Malagueña cunera

El Ayuntamiento de Álora erigió un monumento al Cante por Malagueñas, obra del escultor, Miguel García Nava  en el que, como una sucesión de pedestales, diseñó el nacimiento de  los grandes cantaores, sobre los que se derrama el agua de la vida, a modo de cante. Puede leerse: “Con las cuneras el primer brote / en este pueblo nacieron / las del Canario y las del Perote / que en el mundo fama le dieron”.


MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008


Resultado de imagen de alora

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Palmeros

¿Dónde estaba la cohorte laudatoria que ha aparecido con la muerte de Gregorio? En España, especialista en entierros, siempre aparecen.  Son advenedizos  como espárragos en otoño. Esperan el momento oportuno. Sacan  pecho, presumen de amistad y chupan cámara en beneficio propio y a costa del muerto que ya está calladito y bien en silencio.

El fenómeno es para estudio. En Chiquito de la Calzada hay dos personajes. Gregorio y el humorista. El hombre durante mucho tiempo fue un palmero en tablaos de Segunda B, y si me apuran de Tercera división. Gregorio tenía la mala costumbre de comer todos los días y si podía hacerlo varias veces bajo la misma luz del sol, también.

Los que entienden de cante dicen que como cantaor  no era una primera figura. Entonces, agudizó el ingenio y sacó lo que llevaba dentro. Se buscó las habichuelas en tablaos donde se pagaba poco y, el sinvergüenza de turno  si podía, a veces, escurría el bulto y no pagaba.
Chiquito lo pasaba mal. Venía de un barrio donde no sobraba la abundancia. Casi en lo alto de la cuesta el hermano de un amigo, Economista de profesión, le preparaba los papeles para gestionarle una pensión no contributiva.

Un día la fortuna pasó por su puerta. Llamó; entró. Cambió su vida. Parece que ahora la fortuna efímera del recuerdo va a pasar otra vez. Vendrán medallas, cartapacios escritos con letras de otro tiempo, reconocimientos, una estatua en no sé qué plaza o el rótulo en una fachada. Todo eso está muy bien. ¿No creen que vien un poco tarde?

Este hombre las pasó canutas en noches largas de horas y de hastío. Hacía reír y disfrutar a  muchos. Si pudiese a más de uno le haría llegar un mensaje con el vocabulario que él acuñó y sentó escuela de imitadores. Eran noches de vino, jamoncito y queso bueno para algunos. La troupe tenía que alargar la mano a ver qué se perdía entre el plato y la boca.


Él, generoso, dio todo lo que llevaba dentro. Ahora con su muerte ha dado materia para hablar a muchos medios que casi nunca se acordaron de él y motivo de lucimiento para otros que acudieron a su entierro a ‘ver y ser vistos’ ¿Gregorio? La excusa oportuna…


Resultado de imagen de chiquito de la calzada pachi e idigoras


martes, 14 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...



Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Retablo de la Encarnación


Es obra del tallista antequerano Diego Márquez y Vega (1720-1791). El retablo original fue destruido en los nefastos acontecimientos de 1936. Años después, lo recuperó una Casa de Oficios y cuatro Escuelas Taller, bajo la financiación de la Junta de Andalucía y la dirección de José Luis Pérez-Lanzac Martos. La inversión realizada fue de 2.700.000 euros, (más de cuatrocientos millones de pesetas) participaron 150 alumnos encuadrados en los módulos de ebanistería, talla, imaginería, policromía y dorado.



MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008


Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Dolor

Los niños nos acercábamos al confesionario. Nos decían que hacían falta cinco cosas para hacer una buena confesión. Yo siempre tenía una duda; se imponía a las demás. “Dolor de corazón”. A mí en aquel tiempo – ahora, tampoco, o al menos, eso creo – no me dolía el corazón. Me creaba un problema enorme. Don Prudencio se reía y se reía…

Después del Concilio, el Vaticano II, cambiaron muchas cosas en la Iglesia; insertaron otras. Les cuesta pero cuando lo hacen… No hay nadie que se adapte mejor. Modificaron y,  a partir de entonces, era “dolor de los pecados”. Pero tampoco me dolían los pecados. Siempre he sido un díscolo; me gusta ir contra corriente. Ya saben, todo lo buenos  está prohíbido,  es inmoral,  o engorda. Cosas que pasan.

Se dice  que hay quien tiene durezas en el corazón. Yo no tengo una barita, ni un termómetro, ni ningún chisme raro que pueda cuantificar ese tipo de dolencias. Si veo algunos comportamientos que son algo raros o al menos me lo parecen y, en el fondo, puede haber alguna dureza en corazón.

Dicen que la vida hace a las personas duras ante el sufrimiento, ante el dolor que  viene y no tiene explicación, ante unas situaciones a las que por más vueltas que se les da en el pensamiento, no se encuentra el ´porqué’. En esos momentos parece que surgen aldabonazos  en el interior de las conciencias.

Estamos estos días sumergidos en una vorágine de acontecimientos, de declaraciones, de manifestaciones, de comportamientos, de desconsciertos... La dureza de corazón no es un hecho congénito. Debe ser el andar los caminos de la vida los que marcan, como se marcan las señas en los lomos de las reses los que impulsan a comportarse así.


Y,  pregunto yo, cuando suceden cosas  como las que ocurren uno se queda sin palabras, desorientado. La televisión informa que un padre ha degollado a su hija pero es que, además, tenía solo dos años. Dicen que como venganza. ¿Esto qué es? ¿Dolor de corazón? Con un poco de misericordia se le puede llamar locura, porque para otro nombre…


Resultado de imagen de confesionario




lunes, 13 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...


Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Fábrica de Aceites, Nuestra Señora de la Cabeza

Su construcción data entre 1918 -1922. Se hallaba enclavada en la Barriada de la Estación, en el Callejón de Perea. Tenía acceso directo a la vía del tren, para efectuar la carga y descarga. En su puesta en marcha supuso una verdadera ‘revolución’ en referencia a los existía en el municipio. La recoge Pedro Pérez Gómez como muestra importante del Patrimonio Industrial de Álora desaparecido.


MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008


Resultado de imagen de alora fotos antiguas

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora.Cantaores

“Esta noche hay cantaores”. Lo decía la gente mayor. Al pueblo, a eso de la media tarde,  solía llegar la Compañía. Venían en un autobús diferente.  Era más nuevo que el autobús que tenía Rivero para el servicio del correo a la estación. Eran de esos autobuses  que andaban por las carreteras de España de entonces.

Los niños los veíamos muy grandes. Estaban pintados con colores llamativos y en uno de los costados ponía, con letras grandes y de otro color,  el nombre de la empresa y un teléfono. Tenía un tramado de herrería – latón, en este casso - en el techo; a eso le llamaban ‘la vaca’. Siempre estaba llena de maletas, maletas enormes y muy pesadas. Algunas venían amarradas con correajes de cuero. En la parte posterior, bajo la ventana, estaba colocada la rueda de repuesto.

Era gente extraña. Vestía de otra manera a como vestía la gente del pueblo.  Paraban poco tiempo. Tomaban café en algún bar. Los mozos que los acompañaban llevaban las maletas al cine, que por aquella noche, dejaba de ser ‘el cine’ y el Salón Moderno, que era su nombre, lucía como muchacho que saca pecho.

El niño aquel supo, después, mucho tiempo después, que entre aquellos cantaores venían figuras de las que triunfaban en Madrid y en los grandes teatros de las capitales de provincias de España y que, cuando pasaban por aquí,  “estaban de gira”.
 Y, una y otra vez,  iban pasando todos: Canalejas de Puerto Real, Porrina de Badajoz, Rafael Farina, Juanito  Valderrama, Manolo Caracol y una mujer guapísima, y de tronío y que se llamaba Lola Flores…

El escenario del Salón Moderno era espacioso. Al pie, y delante de la primera fila, un pianista arrancaba las notas al piano desempolvado. Las teloneras, siempre chicas y con puchos, abrían el espectáculo. Una noche, desde la primera fila a alguien se le escapó la voz y un suspiro:

-          “Niña, enseña algo, que enseñas menos que don…”


El Salón Moderno perdió la modernidad y el sitio. Fue parte de la historia escénica del pueblo. El Salón Moderno tuvo unos empresarios, tanto en cine como en la programación de espectáculos, excepcionales. Los Salas dejaron huella, santo y seña y algo que quedó como poso del buen hacer. Un Salas, Tomás nos deleitó hace unas noches con una conferencias sobre Luis Bello; otra Salas, Marisa, señora encantadora a quien no veía desde hacía años, me saludó con cariño de siempre. Gracias, Señora.


Resultado de imagen de salon moderno alora


domingo, 12 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...



 

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Fuente de Juan Valor

Nace al pie del Cerro de Carrión, en la ladera oriental de Sierra Aguas. Sus aguas vierten, por la izquierda, al arroyo de los Huertos, y éste en el Guadalhorce, aguas abajo de la Estación de las Mellizas.


MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008



Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Dios ha cambiado de Paraíso

Dios, que todo lo puede; que todo lo ve; que manda en todo, esta mañana se ha echado a dar un paseo por la Serranía y se ha recreado en su ‘otro’ paraíso. Dios, primero, se asomó a Ronda. Vio el balcón y las sierras de enfrente y se dejó caer poniendo unas pinceladas de nubes altas y perdidas para que se fuesen de su mano a ver cómo abría la mañana.

 Después dejó, como olvidada, una tarjeta al borde del camino. En este caso de la carretera. Había mucho tránsito de coches que venían de San Pedro, o sea, desde la costa hasta la ciudad donde Pedro Romero creó escuela y derrochó arte y esas cosas que solo los que tienen escuela propia dejan para que el aire se pierda entre los pitones y el lienzo de la capa y...

Un bosquejo de castaños otea el horizonte; al otro lado un indicador de carretera. Sobre un latón  de fondo ribeteado y  blanco, en letras negras: Parauta, Cartajima, Júzcar. Un poco más allá, solo un poco más adelante, otra desviación, ahora: Igualeja, Pujerra.

La carretera tiene un firme excelente; muchas curvas y la caliza entre aulagas y yerbas olorosas que llega al borde del asfalto. Algo así como si estuviesen preparando el Nacimiento que vendrán dentro de unos días. Un anuncio del Adviento que llama a la puerta.  Por uno de los precipicios se asoma Parauta…

Los castaños vestidos de oro viejo se muestran exuberantes. El Genal, en Igualeja, es el desborde interior de la Gracia de Dios. Nace de la roca viva; es una llamada desde lo más profundo a todos los que transitan por su vera. El río comienza a tomar cuerpo; el río baja con agua clara…

La carretera es un camino estrecho antes de llegar a Pujerra y luego cuando baja al río y sube hasta Júzcar – ¡lo que, a veces  hace la gente para llamar a otra gente, con todo lo que ellos tienen dentro¡ - y Faraján.


En Faraján el encuentro con el amigo. El rato de charla entrañable, el tiempo vuela.  ¿Por qué corre tanto el tiempo algunas veces? Esta semana se me ha escapado, precipitadamente, por  dos veces… Hay una sinfonía de fuga de Bach. La naturaleza plena; gracias, mi Señor…





sábado, 11 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Calle del Carril

Arranca en la de Toro, produciendo una bifurcación de las calles, estrechas e intricadas, descendiente la primera hacia el Tajo de la Quera y ascendente y empinada subiendo hasta el sitio pintoresco que antaño se llamó Asiento de los Clérigos, hoy desaparecido, pero que ofrece cuando sale a campo abierto una de las panorámicas más bellas, sugerentes y desconocidas de Álora, y continúa hasta lo alto del monte de las Torres, hallándose enclavada entre las de Toro y Postigo. Existen en la Contaduría de Hipotecas asientes de casas de esta calle del año 1587.

MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008



La imagen puede contener: exterior

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Las nuestras: Carmen de Burgos

El paisaje árido de Rodalquilar, en las cercanías de Nijar, forjó en esta mujer un carácter fuerte y marcado por la lucha contra la desigualdad social, política y económica de la mujer de finales del siglo XIX y principios del XX en España.

Su padre tenía una buena posición social. No pasa estrecheces en su infancia. Muy joven se casa con un joven periodista, mayor que ella y heredero de los talleres donde se imprime el principal periódico de Almería. Trabaja como cajista. Va a conocer el mundo de la prensa y el de la imprenta por dentro.

Su matrimonio fracasa. Vuelve a casa de su padre. Estudia. Accede a la Escuela Normal de Magisterio de Guadalajara. En ella ya están despiertos los sentimientos de lucha  por el feminismo – de la que es precursora -  y de las ideas reformistas. Comienzan los ataques desde las posiciones moderadas. Abre beligerancia por la defensa del divorcio, la supresión de leyes sexistas y el fomento de la libertad de la mujer que va a llegar de la mano de la educación y del asociacionismo.

A comienzos de siglo, se funda en Madrid el Diario Universal. Su editor Augusto Fernández de Figueroa le encarga una columna. Lo que en un principio puede entenderse como una página de ‘lecturas para mujeres’ se convierte en algo de mucha importancia e influencia desde el periódico. La iglesia y los sectores retrógrados le declaran la guerra.

Va a otra guerra. Es la guerra de África. Sus crónicas, ahora como corresponsal del Heraldo de Málaga, son una denuncia de la situación de las tropas españolas en el Rif. Le declara la guerra a la Guerra. Su influencia en la España de su tiempo es enorme.

Viaja por Europa. Francia, Mónaco e Italia le aportan la experiencia internacional. Desde  Madrid donde reside su pluma y sus ideas en defensa del feminismo tienen una importancia vital. Conoce a Ramón Gómez de la Serna. Sus enemigos pretenden su difamación pregonando que el “la amante de Ramón”.


Nació en 1897. Murió en Madrid en 1932 un año después de proclamada la II República de la que era entusiasta. Vio aprobadas y en vigor muchas de sus ideas a favor de la mujer. En sus últimos momentos le asiste, don Gregorio Marañón de quien era amiga personal.


Resultado de imagen de carmen de burgos



viernes, 10 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Zorita

Se ubica al sur del partido de Las Lomas con el que linda por el norte; al este con el Camino Real de Antequera; a poniente con la Cañada de Valsequillo, y al sur con el Arroyo Jévar. Son tierras dedicadas al cultivo de cereales y olivar, con excelente producción de aceitunas de la variedad ‘manzanilla aloreña’. Tiene cortijo que recibe el nombre del pago y pozo de aguas subálveas, con las que se riega una pequeña parte de tierras dedicadas a cítricos, introducidos en los años sesenta del siglo XX cuando se hallaban en plena expansión y rentabilidad económica del cultivo.
  

MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008



Una hoja suelta del cuaderno de bitácora.Ellas


Vinieron con la luz de la media mañana. Llegaron con el tren. Ese que viene entre olivos y campiñas y cruza la llanura de los campos de Utrera, y de Marchena, y de Osuna, y que entra en los túneles de la cordillera caliza… Ese, ese.

Se me olvidó decirles que se sentasen en la parte derecha del vagón y así contemplar la belleza única que ofrecen los claros-oscuros al cruzar la montañas antes de llegar a esa pequeña estación que es un paisaje de Suiza en chiquito pero nuestro. ¡Madre, el Caminito del Rey desde la ventanilla!

Se abrió el tren a la luz. El cielo limpio; el día claro. Viento del norte. Algo de fresco. El río, el Guadalhorce ya comienza el caracoleo por Las Mellizas. Un puente de hierro pintado en azul; mucho verde en las huertas; un caserío blanco como esparcido a boleo entre el verdor de las huertas.

El tren llegó con algo de retraso. Según la megafonía con diez minutos. Un viajero que aguardaba en el andén, dijo que quince; el viajero llevaba razón. El tren paró lo justo. Se apearon ellas. Saludos; nos contaron cómo había ido todo y…

Las llegadas siempre son gozosas. Los momentos vuelan. Álora ofrece tanto y teníamos tan poco tiempo que todo fue casi una bulla constante. Por la calle Ancha, subida al castillo; visita; admiración del paisaje de la Garbía malagueña. La mirada alcanza desde la Serranía de Ronda, bueno desde donde comienzan estribaciones serranas hasta El Torcal…, iglesias, museo; algo ‘de penitencia’ y una indicación a la fortuna por si no sabe dónde vive uno.

Flores a media tarde es de una belleza imponente. Flores es hermoso a cualquier hora pero hoy, más. Lo dice el Maestro Alcántara. El paisaje es un estado de alma. Totalmente de acuerdo, Maestro. Algo había hoy que lo hacía todavía más especial.


El sol dorado se acercaba al Monte Redondo; apareció el tren por la boca del túnel. El tren traía un foco encendido, potente, deslumbrante; debajo un cartel también luminoso anunciaba: “Sevilla SJ”. Para solo un minuto; parte. Se queda vacía la estación. Todas las despedidas son tristes. Ahora delante de una página en blanco pienso en ellas…


Resultado de imagen de TREN media distancia malaga sevilla en la estacion de alora

jueves, 9 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...



Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Loma de la Cruz

Pago rural. Es una continuación del partido de Las Lomas hacia el Cerro de la Fiscala. Aparece en Escrituras otorgadas por Pedro Díaz de Castro y Lobato al fundar Capellanía a la que dota con “haza de 16 fanegas y olivos en el Cerro de la Cruz”. Es terreno arcilloso dedicado mayoritariamente a tierras calmas.


MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008




Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Alabycín chiquito

Está ahí desde siempre. Bueno, desde siempre, no. El cariño puede con la objetividad. Está ahí desde hace mucho tiempo. Tanto, tanto que se pierde en los papeles viejos. Dicen que fue el arrabal del castillo, que la gente vivía allí y que cuando venían los peligros los muros cercanos le daban protección y seguridad a todos… Ya se sabe, las cosas que pasaban en aquellos tiempos.

Esta mañana la luz se ha venido a dar un garbeo por sus calles. La luz que aquí es muy atrevida se viene todos los días. Conforme avanzan las horas ella se cambia y se pone coqueta y le da un tiente tan especial, tan distinto que lo hace único. Podrá haberlos parecidos, pero ¿más bello?

En su suelo tuvo lugar un hecho histórico. Verán. Corría la primavera de 1434, o sea, casi en la mediación del siglo XV. La nobleza andaluza tenía posesiones. Querían más. Los ricos en materialidad siempre insatisfechos. A un castillo había que unirle otro; a más tierra, pues más tierra… La ambición no tiene ni tiempo ni límite.

Diego Per Afán de Ribera – Diego de Ribera – Adelantado Mayor de Andalucía se las andaba guerreando por la zona. La frontera estaba en Ardales donde la había puesto Alfonso XI, el que murió de peste en el cerco de Algeciras; ese. El castillo de Álora era una conquista muy apetecible.

Llave de entrada por la Hoya hasta Málaga. Los reyes castellanos fracasaron una y otra vez. Don Diego pone cerco. Las cosas para él le fueron de lo peor que puede imaginarse. Álora entró en el romancero y en su suelo nace uno de los más bellos romances épicos.

El romance lo narra todo. Dice que fue una mañana en domingo, que moros y moras subían huyendo al castillo, que “las moras de quince años llevaban el oro fino…”. Al final, don Diego ante las voces de la muralla cree que es suyo el castillo, se alzó la visera y…


Nace el romance: “Álora, la bien cercada / tú que estás en par del río”… Y esta mañana de otoño la luz que  ve cómo se arremolinan las nubes sobre el Monte Redondo, se ha dado un garbeo para no perderse saborear cómo es este Albaicín chiquito…


La imagen puede contener: cielo, nube y exterior


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...


Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Astudillo

“En la rotonda, me dicen, gire a la izquierda”. Y obedezco. Dejo a un lado la imponente mole de la iglesia de San Lázaro. Salgo de Palencia  por la Avenida de Cuba. Por un puente de mampostería vieja salvo las vías del tren. Y sigo, y luego, cruzo, otra Avenida, la de Brasilia, y después, la de las Comunidades Europeas, y un indicador me dice por dónde ir a Valladolid y a Madrid por autovía. No le hago caso, tomo por la P-405 que por Villalobón me lleva a Astudillo que es lo que hay en programa.

La carretera, excelente. Llana, bien asfaltada. Se eleva cuando tiene que pasar un alcor; a ambos lados el páramo de Castilla. Casi le digo adiós a la Tierra de Campos y me acerco al Cerrato. Es un interregno donde las comarcas se dan la mano.

La mañana soleada; el cielo limpio. No hay nubes. La temperatura fresca, agradable. Llego temprano; no hay gente por la calle. Un hombre mayor que da su paseo mañanero me indica el lugar preciso dónde me informarán. Dejo el coche junto a la iglesia de Santa Eugenia…

Marisa es la responsable del centro de información. Marisa es todo amabilidad, simpatía. Marisa es de esas personas que en los pueblos a uno le genera el deseo de volver algún día. No sabe cuándo pero es consciente que regresará.

Subo al castillo de la Mota. La panorámica para quedarse un rato; un rato largo. Se dan la mano el Cerrato y la Tierra de Campos, o sea, Burgos – porque Astudillo perteneció a Castrojeriz que es Burgos – y Palencia. Un panel dice que aquellos edificios son el Palacio de Pedro I – el de los amores con doña María de Padilla – y Santa María y Santa Clara, y un palomar en el campo,  y la Puerta de San Martín y San Pedro…


Cuando bajo del castillo me espera Marisa; me acompaña a la bodega de ‘Los Manguis’. Decir que es de lo mejor que hay como muestra etnográfica perdida por esos campos… 

Cruzo la Plaza Mayor, sigo camino, por un puente medieval paso el Pisuerga. Llevo en la mente que he estado en un pueblo que es Conjunto Histórico Artístico, un muestrario del santoral castellano: Teodulo, Anacleto, Abilio, Silvano, Antón y, aunque tiene una calle Olvido, sé que algún día volveré…


Resultado de imagen de astudillo plaza mayor


Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Cañada de Valsequillo

Según Álvaro Galmés su nombre pertenece al grupo étnico-lingüístico de la raíz ‘sik sek’ (corriente de agua). Es tributaria del Arroyo Jévar por la margen derecha. Nace en tierras del Cortijo de Mediano de Abajo, en la vertiente sur del Cerro de la Fiscala. Atraviesa tierras arcillosas dedicadas al cultivo de cereal y leguminosas. Sólo saca agua en períodos lluviosos, sobre todo en otoño, o cuando lo hace de manera torrencial, dependiendo, exclusivamente de la pluviometría. En su vertiente derecha está la Peña de los Vallesteros; en la izquierda, tierras del Lomo Frío, el Zarzo, Antonio Gálvez, Cortijo de las Caballerías y Zorita.



MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008


martes, 7 de noviembre de 2017

Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Nuestra rosa de cada día

Para ti...


Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lo nuestro: Alhaja Prieta

Pago rural enclavado en la zona nororiental del término municipal en las cercanías del término del Valle de Abdalajís. Sus tierras arcillosas son aptas para el cultivo de cereales. Dedican los pastos de rastrojo a la ganadería extensiva caprina. Es lindera con el arroyo del Aljibe.
  
MORALES GARCÍA, J. Diccionario Histórico-Geográfico de Álora y su término municipal. Servicio de Publicaciones de Diputación Provincial de Málaga. Málaga, 2008



Una hoja suelta del cuaderno de bitácora. Lucio y La Encina

Alcores y sotos rompen la planicie de la Terra de Campos. El diccionario los diferencia. De unos dice que son una sucesión de colinas; de los otros,  cerros aislados. Desde la carretera, según de dónde y a dónde el viajero ve unos y otros.

Por la calle de Duque de Alba llega a la misma glorieta por la que entró en Ampudia  cuando venía desde Torremormojón  que está en la mitad de páramo, que dedica una iglesia, imponente como todas las de la zona, a Santa María y que tiene un castillo en ruinas. Pastan las ovejas en un rastrojo lambido. Tractores; una nube de polvo, palomas en vuelo bajo…
Cae la tarde. En la glorieta, a la derecha. Va camino del Monasterio Cisterciense de Nuestra Señora de Alconada. ¿Será de Arconada, que significa hito o mojonera en la linde de los campos? La imagen de la Virgen, medieval. Recibió veneración en Écija. De allí, cuentan, la trajeron huestes visigodas después de la derrota de don Rodrigo;  de Olmedo acudieron las monjas; luego, se fueron a Vico, en Arnedo, en La Rioja ¡Qué lejos todo!

El Monasterio está cerrado, la arboleda pregona otoño. Pasado el Santuario una cruz a orilla la carretera. Esas cruces hacen que por dentro uno sufra un pequeño estremecimiento. Casi nunca anuncian nada bueno.

Santa Cecilia del Alcor tiene, todavía,  las banderitas que anuncian que hace poco anduvieron de fiesta. No hay niños en el parque infantil.  El hombre por aquí, también, conoció eso de ser troglodita; lo dice la piedra horadada. San Cecilia es un pueblo pequeño. Un grupo de abuelos, en la tarde de su vida, sentados en un banco ven cómo declina la otra tarde, la que pone fin al día.


El viajero entra en Palencia y cruza, otra vez,  el Canal de Castilla y el Carrión. El rio, encajonado;  va camino del Pisuerga. Busca otro camino. De la mano y el consejo del amigo que conoce bien el paño va a la calle  Don Sancho, asador de Lucio. Degusta  – los mejores de España y tiene muchos caminos andados – sus torreznos. Otra mano amiga le indica, La Encina, en la calle Casañé… Su tortilla – dice una guía gastronómica, entre las diez mejores de España -  única, soberbia, en su punto; manjar de dioses a los que algunas veces tienen acceso los humanos….

Resultado de imagen de asador casa lucio palencia